• No hay productos en la lista
  • No hay productos en la lista

Historia de la camiseta, un icono de la moda del siglo XX

Un breve repaso a la historia de uno de los grandes iconos de la moda del siglo XX y una de las herramientas más efectivas del marketing.
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Historia de la Camiseta
Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents
    Únete al BLOG

    Hablamos de marketing, estrategia y mucho más.

    No hacemos spam. Podrás darte de baja en cualquier momento.
    Invalid email address

    Orígenes históricos de la camiseta.

    Los descubrimientos arqueológicos nos aportan conocimientos sobre las costumbres y la cultura de épocas pasadas pero, entre los hallazgos, pocos restos textiles encontraremos por su fácil degradación por el paso del tiempo. 

    En el alto medievo, las mujeres nórdicas usaban sujetadores para realzar los pechos como símbolo de belleza. Etimológicamente, en nórdico antiguo tenemos dos palabras serkr, un vestido interior largo de lino y skyrta, de similar función en el hombre. De esta última derivaría la palabra inglesa shirt.

    En 2008, durante la restauración del castillo de Lengberg, se descubrió una bóveda con restos de lana, zapatos, camisas, ropa interior, sábanas entre otros que habían sido usados como material de relleno aislante.

    En todo caso, hasta ahora estamos hablando de camisolas con función de ropa interior que, en muchas situaciones proporcionaban protección higiénica, al ser fáciles de lavar. 

    En situaciones de guerra naval, algunos ejércitos del siglo XVIII usaban algún tipo de prenda interior de vivos colores para poder identificar a un marinero caído al agua.

    Nuestra palabra camisa podría derivar de la palabra árabe qamis que a su vez bebe de la tradición de los Shalwar Kameez del sur de Asia y los kalasiris egipcios.

    La camiseta toma forma.

    Con la revolución industrial, surgen innovaciones en nuevos tejidos, más cómodos, ligeros  y eficientes, y en procesos de producción, lo que abarata costes de fabricación. A la par, se toma conciencia de utilidad del uso de una prenda interior ligera para la prevención de resfriados y, en el caso de la mujer, huir de los incómodos corsés.

    La industria textil de la revolución industrial, muy vinculada a los ejércitos, confeccionó prendas cómodas de uso interior para los soldados que, pronto se popularizaron en el trabajo en cubierta de los barcos de guerra. La clase obrera, por su atractivo precio, la adoptó como un complemento más. En 1913, el ejército americano incorpora la camiseta como ropa interior oficial de su uniforme.

    El negocio de la camiseta se dispara.

    En la primeras decadas del siglo XX, la histórica Hanes Knitting Company comienza a fabricar camisetas térmicas interiores mientras que la no menos histórica Fruit of The Loom, bajo su marca Pro Player, camisetas deportivas. En los previos y tras la Segunda Guerra Mundial, la camiseta blanca tipo marinero, limpia, impoluta y ceñida, tuvo su gran auge con el sentimiento de pertenencia al hecho histórico.

    Para su campaña a presidencia de los EEUU, el gobernador Thomas Edmund Dewey, estampa su eslogan en una camiseta blanca con el lema “Dew-It with Dewey”. Se considera este hecho como el primer uso de la camiseta con fines publicitarios y de promoción. Desde entonces, la camiseta se convirtió en una herramienta de marketing para empresas, eventos, grupos musicales, etc.

    El diseño y el cine.

    En los años 30 del siglo XX, Coco Chanel diseñó, incorporó y mostró camisetas estilo marinero en sus colecciones. Algo más tarde, el Hollywood clásico, «engalanó» a dos de sus guapos, Marlon Brando y James Dean. Con ellos, la camiseta se convirtió en uno de los grandes iconos de la moda del siglo XX.

    Camiseta blanca Marlon Brando
    textil Personalizado
    Consulta nuestro colección textil.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X
    Ir arriba